"Tal vez los deberes del poeta fueron siempre los mismos en la historia. El honor de la poesía fue salir a la calle, fue tomar parte en éste y en el otro combate. No se asustó el poeta cuando le dijeron insurgente. La poesía es una insurrección. No se ofendió el poeta porque lo llamaron subversivo. La vida sobrepasa las estructuras y hay nuevos códigos para el alma. De todas partes salta la semilla; todas las ideas son exóticas; esperamos cada día cambios inmensos; vivimos con entusiasmo la mutación del orden humano: la primavera es insurreccional." (Pablo Neruda)

martes, 31 de enero de 2012

PENÉLOPE.

Penelope and the Suitors, John William Waterhouse, 1912


                Coso y descoso,
                infinitas líneas de hilos,
                trenzadas de tu ausencia
                y hago y deshago
                mortaja sin luto
                con textura de espera.

                Tenso y destenso
                en la vigilia del sueño
                horizontes, océanos lejanos,
                más no hallo senda a tu regreso
                y reniego al olvido del tiempo
                mientras sigo tejiendo.

                Veinte años de espera
                y desesperanza por ti,
                de amor incólume,
                de frías noches azules
                donde la existencia
                no consagra la dicha.

                Resignada no estoy,
                descuido mis afeites
                y desoigo a pretendientes.
                A Ino pido tu protección
                mientras busco la sutura
                que restañe este largo vacío.


                Octubre 2011

lunes, 30 de enero de 2012

FUEGO.

Desnudo Echado, Amedeo Modigliani, 1917


                No dueles, tú eres sonrisa,
                pura esencia de bienvenida
                que silba alegre a la mañana
                y habita con sorpresa la vida.

                No naces de últimos recuerdos
                sino del presente vigente,
                tangente de cruce de caminos
                en la esquina de un sueño.

                Eres geografía de deseos
                en el silencio de las verdades,
                en la ausencia de despedidas,
                y fundamento de encuentro.

                Eres inicio del caos de la piel,
                una nube de urgencia creciente
                que flota en la orilla de la sorpresa
                y presagia un mar de fuerza diez.

                Tengo la esperanza armada,
                que se calle el agua ahora
                porque nada hay más urgente
                que recordarse fuego.

domingo, 29 de enero de 2012

AL SON DE LAS OLAS.

Desconozco el título y el autor de esta magnífica obra



                Hubo un tiempo en que las manos de ella
                construían realidades diferentes,
                se abrían cual libro al conocimiento,
                acunaban nubes bajo el brazo,
                buscaban ramas donde posar las palabras
                como la hiedra al árbol que la alimenta.
                Pequeñas dosis de amor,
                unas veces devueltas y otras no.

                Hubo un tiempo en que las manos de ella
                acariciaron un sueño vivido, no soñado.
                El ahora se llenaba de mañana,
                de caminos andados para siempre,
                completos, imperfectos, encontrados.
                Pero el mundo de deshace a cada tanto
                y en medio de la nada, y del todo
                quiso parar las agujas del reloj.

                Los deseos no alcanzaban a dormir en sus lunares.
                Cortó con suavidad las raíces de la tierra árida.
                Sintió que las palabras se perdían tras el temporal.
                Una tras otra, acudieron las lágrimas.
                Como la noche la descubría, luchó por llegar al día
                y corrió tan rápido como sus pies la permitieron.
                No podía dejar que la culpa la invadiera.
                Y se quedó con la libertad de vivir al son de las olas.


                Enero 2010


TIEMPO.

Overflow, Andrew Wyeth, 1978


                Como me gustaría ubicar la certeza más allá de la duda
                y bucear en mar de calmas sin luegos que esperar,
                ausente del pánico de un andén desierto,
                sin tiempo que presione en mis zapatos,
                sin buscar infinitos con los que batirme en duelo.

                Como me gustaría aceptar que las palabras no acaban,
                que tan sólo permanecen en un eterno destiempo,
                aprender que el bosque se prepara para la noche,
                y el futuro está ahí, absoluto, inmutable, esperando,
                como las arenas del tiempo pulverizando recuerdos.

                Vacío de ti está este camino
                sin el precipicio del borde de tu cuerpo.

sábado, 28 de enero de 2012

TE ESPERO.

Miranda - The Tempest, John William Waterhouse, 1916



                En el punto exacto
                donde está ausente el amor,
                descansa mi corazón rendido,
                herido de tanto duelo,
                te espero.

                No tengas prisa por venir
                aún no ha llegado el tiempo.
                La esperanza está tendida,
                el desafío trazado,
                las coordenadas en órden,
                la silueta del faro,
                la ilusión a resguardo.

                Y mientras todo duerme dentro de ti,
                 la vida seguirá tejiendo,
                 con sus hilos infinitos,
                 la infinita red que cubre
                 tu espacio y mi tiempo,
                 tu tiempo y mi espacio.

                 En el punto exacto
                 donde habita el olvido,
                 se despereza la vida
                 y huyen las soledades,
                 te espero.

                 No tengas prisa por venir,
                 aún no ha llegado el tiempo.
                 Tengo que atar los temores,
                 trazar los sueños,
                 borrar las huellas,
                 buscar un rincón sereno
                 ausente de luchas lejanas.

                 Y mientras todo duerme dentro de ti,
                 la gravedad del universo
                 habrá conspirado para unir
                 tu espacio y mi tiempo,
                 tu tiempo y mi espacio.

PERDIDA.

El beso, Theodore Jean Luis Gericault, 1822



                He perdido un beso
                en un recodo del camino
                cuando iba en busca de tus labios.

                He perdido una palabra
                en el centro de tu boca
                cuando iba en busca del beso.

                He encontrado
                el beso,
                la palabra,
                y tus labios.

                He colocado todo,
                La palabra y el beso,
                entre tus labios y los míos.

                Me he perdido
                No encuentro camino de regreso.

viernes, 27 de enero de 2012

PASADO.

La plage de Sainte Adresse, Claude Monet, 1867



               En mi memoria,
               tesoros guardo de besos compartidos,
               caricias infinitas de sabor a sal,
               claras mañanas mediterráneas,
               la escora de un velero
               surcando el canal de Menorca,
               tu cuerpo, el mío, llenos de espuma,
               llenos de olas, llenos de mar.
               Vida marcada por nudos de viento.

               En mi memoria,
               tristezas guardo de despedidas,
               labios desnudos de palabras,
               frontera permanente del desamor
               y soledad tatuada
               en el filo cortante de la vida.
               La luna en la piel de la ausencia.

               Naufragio de dos cuerpos,
               esquivando el vértigo.

jueves, 26 de enero de 2012

LÍMITES.

El Abrazo de Amor del Universo, la Tierra - Diego, Yo y el Sr. Xolotl, Frida Kahlo, 1949

 

                Hay un hueco,
                diminuto,
                imperceptible,
                entre tu piel y la mía,
                donde nace la ternura.

                Me cobijo en él,
                como si me cobijara en ti mismo
                y busco refugio de refugiada en esa frontera
                donde los límites aún no están definidos.

                Traspasarla supone exiliarme en tu piel,
                un territorio que aunque explorado,
                aún está por descubrir.

                Quiero reconocerme en tus límites
                y dejar que nazca la poesía.



miércoles, 25 de enero de 2012

VIDA.

El árbol de la vida, Gustav Klimt, 1909

 
              Vivir.
              Cuidando de las penas
              y de la nostalgia.

              Vivir.
              Hasta la profundidad,
              la extensión
              y la altura
              que puede alcanzar la vida.

              Vivir.
              Hasta en el nivel más quieto
              de la necesidad cotidiana.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...