"Tal vez los deberes del poeta fueron siempre los mismos en la historia. El honor de la poesía fue salir a la calle, fue tomar parte en éste y en el otro combate. No se asustó el poeta cuando le dijeron insurgente. La poesía es una insurrección. No se ofendió el poeta porque lo llamaron subversivo. La vida sobrepasa las estructuras y hay nuevos códigos para el alma. De todas partes salta la semilla; todas las ideas son exóticas; esperamos cada día cambios inmensos; vivimos con entusiasmo la mutación del orden humano: la primavera es insurreccional." (Pablo Neruda)

domingo, 29 de enero de 2012

AL SON DE LAS OLAS.

Desconozco el título y el autor de esta magnífica obra



                Hubo un tiempo en que las manos de ella
                construían realidades diferentes,
                se abrían cual libro al conocimiento,
                acunaban nubes bajo el brazo,
                buscaban ramas donde posar las palabras
                como la hiedra al árbol que la alimenta.
                Pequeñas dosis de amor,
                unas veces devueltas y otras no.

                Hubo un tiempo en que las manos de ella
                acariciaron un sueño vivido, no soñado.
                El ahora se llenaba de mañana,
                de caminos andados para siempre,
                completos, imperfectos, encontrados.
                Pero el mundo de deshace a cada tanto
                y en medio de la nada, y del todo
                quiso parar las agujas del reloj.

                Los deseos no alcanzaban a dormir en sus lunares.
                Cortó con suavidad las raíces de la tierra árida.
                Sintió que las palabras se perdían tras el temporal.
                Una tras otra, acudieron las lágrimas.
                Como la noche la descubría, luchó por llegar al día
                y corrió tan rápido como sus pies la permitieron.
                No podía dejar que la culpa la invadiera.
                Y se quedó con la libertad de vivir al son de las olas.


                Enero 2010


TIEMPO.

Overflow, Andrew Wyeth, 1978


                Como me gustaría ubicar la certeza más allá de la duda
                y bucear en mar de calmas sin luegos que esperar,
                ausente del pánico de un andén desierto,
                sin tiempo que presione en mis zapatos,
                sin buscar infinitos con los que batirme en duelo.

                Como me gustaría aceptar que las palabras no acaban,
                que tan sólo permanecen en un eterno destiempo,
                aprender que el bosque se prepara para la noche,
                y el futuro está ahí, absoluto, inmutable, esperando,
                como las arenas del tiempo pulverizando recuerdos.

                Vacío de ti está este camino
                sin el precipicio del borde de tu cuerpo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...